Subir

Advertencia editorial


Advisory Notice

Cecilia Cortés*
Laurette Godinas**

* Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Bibliográficas, Ciudad de México. México. lgccecilia@yahoo.com.mx. https://orcid.org/0000-0002-9430-5440.
** Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Bibliográficas, Ciudad de México. México. lgodinas@unam.mx. https://orcid.org/0000-0002-4417-9837.

bg.Mar.22; 5(1)


La elección de la identidad gráfica de este ejemplar de la revista Bibliographica nos permite poner de manifiesto los caminos a veces insospechados que recorre la bibliografía mexicana y los estrechos vínculos que se tejen con las producciones bibliográficas de la Metrópoli durante la época colonial. Tanto del Gobierno general, moral y político hallado en las fieras y animales silvestres como del Gobierno general, moral y político de las aves más generosas y nobles -obras del fraile dominico español Andrés Ferrer de Valdecebro (1620-1680), pertenecientes al género de la emblemática y enfocadas en proveer de inspiración a los predicadores para el uso de símbolos animales- se encuentran por lo menos dos ediciones en el Fondo de Origen de la Biblioteca Nacional de México (BNM), con marcas de fuego que atestiguan su pertenencia a repositorios coloniales y vestigia lectorum como evidencia de que fueron consultadas por lectores novohispanos.

Hasta aquí podríamos hablar de una relación natural de producción europea-consumidor novohispano, como tantos de los libros que llenan los estantes de nuestro Fondo de Origen. En este caso, sin embargo, los vínculos son más arraigados. De fray Andrés Ferrer sabemos por diversos bibliógrafos que nació en Albarracín (Teruel), en la provincia de Aragón, España, y que después de empezar su carrera eclesiástica en Madrid atravesó el Atlántico para llegar, alrededor de 1645 y en calidad de maestro, al Colegio de San Luis de Puebla, perteneciente entonces a la Provincia de Santiago de México; en dicha ciudad permanecería por más de una década. En Nueva España, además de enseñar Teología y dedicarse a la predicación, se dio a la tarea de escribir y publicar varias obras, de las que tanto Eguiara y Eguren (en 1755) como Beristáin y Souza (unos 70 años después) elaboraron una relación considerándolas parte de la Bibliografía mexicana, puesto que fueron impresas en la ciudad de Puebla -siguiendo a Beristáin; o en Tlaxcala, según Eguiara- siete de sus obras, que escribió entre los años 1650 a 1657.1

De las ediciones que registran los bibliógrafos, en la actualidad únicamente han sido localizados los siguientes sermones:2Oración que en la celebridad mensual de la ilustre congregación de la Trinidad al Jubileo de las cuarenta horas…, impreso por Juan Blanco de Alcázar en 1651,3 y Oración al divino patriarca san José, que en su solemne día y fiesta…, impreso por Juan de Borja Infante en 1654.4

Durante su permanencia en tierras novohispanas, el dominico también hizo las gestiones necesarias para publicar algunas obras en la Península, entre ellas el mencionado Gobierno general, moral y político hallado en las fieras y animales silvestres, cuya primera edición se imprimió en Madrid por Diego Díaz de la Carrera en 1658. La colección del Fondo de Origen de la BNM resguarda un ejemplar de la segunda edición, impresa por Antonio de Zafra en Madrid (1680),5 del cual se han tomado las imágenes con las que se ilustra el presente número de Bibliographica.

Estas dos primeras ediciones están bellamente decoradas con ilustraciones al aguafuerte del grabador español Diego de Obregón:6 la primera inicia con un frontispicio (los ejemplares que hemos consultado de la segunda no parecen haberlo tenido) y, posteriormente, cada uno de los libros, divididos por especies animales, abren con la imagen de la fiera a la que están dedicados. Las otras dos ediciones posteriores, impresas en Barcelona en 1696, también presentan grabados de las fieras de las que trata la obra, sin embargo, no fueron elaborados por Obregón.

Cabe señalar que el Gobierno general, moral y político hallado en las fieras y animales silvestres es la primera obra ilustrada por este grabador, quien ganaría fama después gracias a la primera edición española del Quijote con ilustraciones: la Vida y hechos del ingenioso caballero Don Quixote de la Mancha, impresa en dos volúmenes por Roque Rico de Miranda en Madrid (1674). Los 33 grabados que Obregón realizó para dicha edición pueden verse en la base de datos iconográfica del proyecto Utpictura18, alojada en: https://utpictura18.univ-amu.fr/serie/vida-y-hechos-del-ingenioso-cavallero-don-quixote-mancha-madrid-1674.

De él son también los grabados de las dos primeras ediciones del Gobierno general, moral y político hallado en las aves más generosas y nobles, sacados de sus naturales virtudes y propiedades, publicado por primera vez en Madrid por Melchor Alegre en 1670 y presentado por su autor en el Prólogo como “segunda parte”. Esta primera edición y la segunda, publicada en Madrid por Bernardo de Villa-Diego en 1683, de la que el Fondo de Origen de la BNM conserva un ejemplar,7 presentan un frontispicio elaborado también por Obregón.

El Gobierno general, moral y político hallado en las fieras y animales silvestres fue concebido por su autor como un tratado moral de alcance universal, pues su intención era que sus enseñanzas llegaran a todos los estratos, desde los reyes hasta las personas más desfavorecidas: “hago cuerpo de empresas vivas las más generosas y silvestres fieras, desentrañándoles los naturales, ajustando sus propiedades y virtudes para confusión y enseñanza de todo linaje de hombres, desde el que en la eminente cumbre del imperio ciñe sacra y regia diadema hasta el que, en el valle humilde del vasallaje, en mísero estado nace y vive”.8

El tratado se compone de 18 libros, cada uno de los cuales gira en torno de la figura de un animal salvaje terrestre: en el rubro de los animales reales encontramos, por orden de aparición, el león, el elefante, el rinoceronte (cuya imagen se parece sospechosamente a la del grabado xilográfico de Durero, publicado en 1515), el tigre, la onza, el leopardo, la hiena, el lobo, el lince, el oso, el jabalí, el ciervo, el camello, el caballo, el toro y el perro; entre los animales mitológicos incluye el unicornio (en el libro 4) y el cinocéfalo (libro 18).

Es interesante notar que ninguna fiera es considerada monstruosa, al contrario de las aves. A partir de la segunda edición madrileña de 1683 a las 18 aves que conforman igual número de libros se añade un grupo pequeño de “aves monstruosas” que no cuentan con ilustración (el pájaro opímaco, el ave arpía, el ave toro, las aves estinfálidas, el pájaro morfex, el ave nepa, el pájaro osina, el ave barliata, el pájaro cravans, el pájaro laro y el ave pegaso).

Pero tal vez lo que más destaque de esta obra de tan descomunal importancia para el patrimonio bibliográfico, que comparte España con sus virreinatos, es justamente que fue compuesta por el dominico, al menos parcialmente, en el solio novohispano: la información sobre la fecha (entre 1656 y 1657) y el lugar (Puebla de los Ángeles) la proporciona el mismo autor en la obra.9 Por su parte, Beristáin corrobora que cuando salió de las prensas madrileñas la primera edición del Gobierno general, moral y político hallado en las fieras y animales silvestres en 1658, Ferrer estaba aún en Nueva España.10 El propio dominico declara en los preliminares de la obra que “los que han visto este volumen antes que se entregara a la prisión de las prensas han sido los varones más ilustres de ambas Españas”, dado que lo remitió a ellos para su lectura y corrección, “y de todos mereció el agrado”.11 Esto pone de manifiesto que fray Andrés formaba parte del selecto círculo de hombres letrados en ambos mundos y que actuó, en su época, como una especie de conexión entre ellos. Su amplia producción bibliográfica, en España y América, da cuenta de que fue bastante leído y conocido: como muestra únicamente baste decir que la búsqueda de su nombre en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español12 arroja un total de 13 títulos de su autoría salidos de las prensas españolas, además de la traducción de un autor italiano y un manuscrito, obras que vieron la luz entre 1658 y 1855. De estos 13 títulos publicados en la Metrópoli, el Fondo Reservado de la BNM resguarda ocho.13

En adición, si observamos con atención las fechas de publicación de las ediciones del fraile dominico en su conjunto, podemos ver que su debut editorial lo hace en tierras americanas, como escritor “novohispano”, ya que sus primeros textos salieron de las prensas poblanas entre 1650 y 1657, mientras que en España comenzaría a publicar a partir de 1658 y hasta su muerte.

Si como portada escogimos el elefante, al que el Gobierno general [...] de las fieras dedica su segundo libro, es sin duda por la presencia gráfica imponente de esta fiera, de la que Ferrer destaca, por supuesto, la fortaleza, pero también la virtud de la templanza que lo caracteriza; quisimos acompañarlo con su contraparte ornitológica, la garza (libro 4 del Gobierno general [...] de las aves), que representa para el dominico el necesario ejercicio del ayuno. Cabe agregar que el elefante simboliza la grandeza y opulencia de África, un honor al que corresponde la equiparación del unicornio -al que el autor consagra el libro 4- con el continente americano. Veloz y pocas veces visto por su tendencia a permanecer escondido en los montes, Ferrer lo considera, “por lo precioso de la virtud de este animal y por la diferencia de su hechura”, retrato vivo de América, la cual, asegura, debe su nombre por usurpación al florentino Americo Vespucci, aunque debería llamarse “Fer-Isabela” o incluso “Carolina”. Como dice haberlo mencionado en su Orador católico, publicado en Madrid aunque probablemente redactado en Puebla: hay en América “sujetos en todas facultades, letras y armas, grandes”; y tanto Nueva España como Perú: “son los dos pezones de España, con que se alimenta su poder y grandeza, y los que han hecho imperio la Real Corona de nuestros reyes”.14

En el banner, los lectores curiosos encontrarán, en perspectiva, un búho (libro 10), una cigüeña (libro 3) y un pavorreal (libro 15), símbolos de la tristeza, la prudencia y la soberbia, respectivamente. Esperamos que estas pequeñas muestras de una obra maestra del patrimonio bibliográfico hispánico de ambos lados del océano funjan como una invitación para adentrarse en las obras de quien podríamos considerar el dominico español más mexicano del siglo XVII.





Notas al pie
1

La Lamentación apologética en defensa del R. P. Abrahamo Bzovio y contra Nitela Franciscana Dermitii Thadduü y contra el P. Pedro de Alva (1650); Peligros de la América y calamidades de la religión católica (1650); Erección sacra del Templo mas glorioso de la America contra Cromwel el Tirano de Inglaterra (1654); Anticertamen. Aprecio de las Musas, venganza del Parnaso, contra la Palestra Sacra y Tela de las Musas (1655) y Decentes lagrimas y sentimientos justos de los tres estados, Eclesiástico, Religioso y Secular (1657).

3

Biblioteca del Centro de Estudios de Historia de México, clasificación 30935. Digitalizado en http://www.archivo.cehmcarso.com.mx/janium/BCEHM/30935/html5forpc.html?page=0&bbv=1&pcode=, acceso el 4 de febrero de 2022.

4

Biblioteca Nacional de Antropología e Historia “Eusebio Dávalos Hurtado”, clasificación MISC/0014/F7.

9

Ferrer de Valdecebro escribe: “el año pasado de 55” y “este año pasado de 56”, en ibid., 126 y 124.

13

Se contabilizaron ocho títulos, a los cuales les corresponden 12 ejemplares resguardados en el Fondo de Origen, ya que del Gobierno general, moral y político hallado en las fieras y animales silvestres se tiene un ejemplar de la 2a. edición publicada en Madrid (1680) y tres ejemplares de la 3a. edición publicada por Tomás Loriente en Barcelona (1696); mientras que de la Historia de la vida maravillosa, y admirable del segundo Pablo, apóstol de Valencia, San Vicente Ferrer se tiene una edición de Madrid (1682) y otra de Valencia (1729).

Referencias
Beristáin y Souza, José Mariano. Biblioteca Hispano-Americana Septentrional. Tomo 3. México: Alejandro Valdés, 1821.
Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español. Acceso el 14 de febrero de 2022. http://catalogos.mecd.es/CCPB/cgi-ccpb/abnetopac/O12193/ID570d55fd?ACC=101.
Ceán Bermúdez, Juan Agustín. Diccionario histórico de los más ilustres profesores de las Bellas Artes en España. Tomo 3. Madrid: Viuda de Ibarra, 1800.
Cortés Ortiz, Cecilia A. “Base de datos en línea de los sermones impresos novohispanos del siglo XVII”. En Historia de las Literaturas en México siglos XVI al XVIII. Acceso el 8 de febrero de 2022. https://www.iifl.unam.mx/hlmnovohispana/#/sermones, 2021.
Ferrer de Valdecebro, Andrés. Gobierno general, moral y político de las aves más generosas y nobles. Madrid: Bernardo de Villa-Diego, 1683.
Ferrer de Valdecebro, Andrés. Gobierno general, moral y político hallado en las fieras y animales silvestres. Madrid: Antonio de Zafra, 1680.
Vitulli, Juan. “El predicador Andrés Ferrer de Valdecebro sueña con unicornios americanos”. Revista de Crítica Literaria Latinoamericana 43, núm. 86 (2017): 195-216.

Comentarios sobre este artículo

Sólo los usuarios registrados pueden opinar y comentar sobre los artículos académicos publicados en Bibliographica. Ingrese en Iniciar sesión.